Museo nacional centro de arte Reina Sofía.

MUSEO NACIONAL CENTRO DE ARTE REINA SOFÍA


museo

 

El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía se enfrenta a nuevos retos en un mundo en el que realidades del presente como las nuevas dinámicas de comunicación y relación social o el establecimiento de una economía global están transformando profundamente el sistema del arte y, muy en especial, su faz más visible: los museos. En este contexto, el Museo Reina Sofía se mantiene como un agente que, frente a las interferencias del mercado y los horizontes comerciales, trabaja en nuevas fórmulas que indagan en la esencia de la institución en tanto que vehículo de un servicio público: el fomento de un conocimiento crítico del arte moderno como expresión de la condición humana en los distintos contextos en que ésta se desarrolla y manifiesta. Para ello, el Museo cuenta con una misión y una visión precisas, con una serie de objetivos generales, necesariamente interconectados entre sí y desarrollados en proyectos concretos, así como con una estrategia de desarrollo operativo de dichos fines. Todos ellos aparecen expuestos a lo largo del presente Plan General de Actuación.
El núcleo más visible de la institución y del discurso que genera se encuentra en su Colección y en el programa expositivo; sin embargo, el Museo planea las demás acciones (actividades públicas, educación y mediación, publicaciones, conservación y restauración, comunicación, etc.) como necesariamente imbricadas con ese núcleo y entre sí, como parte de una concepción holística e interdisciplinaria de la cultura, sus formas y sus agentes, capaz de optimizar los recursos de los que se nutre.
El crecimiento de la Colección, concebida como un patrimonio común y articulada en conexión con otras colecciones y archivos, plantea hoy nuevos desafíos, dada la sucesiva disminución de los presupuestos que la sostienen. Actualmente y en el futuro, modelos como el depósito o la dación, en combinación con la adquisición, permitirán mantener el crecimiento de la misma. La Colección, entendida así como un ente dinámico, generador de riqueza inmaterial, y el plan de exposiciones temporales, que abarca desde grandes producciones a casos de estudio, están al servicio de la promoción de la comprensión crítica del arte contemporáneo por parte del público, y de la conservación e interpretación de un patrimonio colectivo. Esto se complementa con la activación de foros de debate en los que el Museo se expande fuera de sus propios límites geográficos, a través de espacios físicos o virtuales, o tomando parte de manera muy directa en diversos proyectos de colaboración con otros centros, tanto españoles como del ámbito internacional.

 

De modo similar a las fórmulas alternativas de apoyo al crecimiento de la Colección, las estrategias fundamentales para que el Museo siga cumpliendo su misión pasan por la búsqueda de nuevas formas de estar presente en el mundo, tales como el fomento de exposiciones itinerantes de sus fondos en museos nacionales e internacionales, el desarrollo de una Fundación que reúna apoyos para la Colección y las actividades del Museo, la definición de nuevas prácticas de gestión y administración de recursos, y la creación y fortalecimiento de redes de colaboración institucional con otros centros, una práctica especialmente eficaz que ya ha mostrado sus primeros frutos. Todos estos caminos, ya iniciados en los últimos años, continuarán y se consolidarán durante el período 2014-1017.
La expresión de un punto de vista crítico sobre la historia del arte y su presente, la articulación de una mirada local sobre el contexto internacional (así como en sentido opuesto, de lo global hacia lo local) y el cruce entre las diferentes maneras y expresiones de la obra de arte y su relación dinámica con los espacios del Museo (ya sean los edificios Nouvel y Sabatini o los palacios del Parque del Retiro) seguirán siendo características de las actuaciones de la institución. En lo relativo a estos espacios, se impone la necesidad del máximo y más ambicioso aprovechamiento de las posibilidades arquitectónicas ofrecidas por cada una de las sedes, desde zonas aún no utilizadas del Edificio Sabatini a la optimización del uso de los espacios del Edificio Nouvel, así como su plena adecuación a las necesidades de un público crecientemente plural. Lo cual será la manifestación material de un museo que afirma la permanente reinvención y renovación de sus retos y la constante afirmación tanto de su contemporaneidad y cosmopolitismo como de su diálogo con el territorio y contexto más inmediatos.
Todo ello fomenta un concepto de museo como lugar de encuentro, alejado del aspecto de culto y veneración de la obra de arte, como uno de los espacios que, en la ciudad actual, pertenece a sus habitantes y visitantes porque ellos lo forjan. Y al mismo tiempo, se sitúa en un entorno extraterritorial y transnacional mediante la colaboración y el trabajo en red. Es por tanto el lugar en el que se visibiliza el sentido de lo común y, a la vez, se crean comunidades, aparentemente invisibles, que acaban originando discursos que forman parte de nuestra cultura y el pensamiento crítico y matizado respecto al presente y a la historia más inmediata.
Este Plan General de Actuación 2014-2017 devuelve la imagen de la proyección futura de un Museo y Centro de Arte que consolida las líneas de actuación de los años precedentes y pone en marcha nuevas estrategias de adaptación a las condiciones de cada momento, tanto en el esquema general de la gestión cultural como en el contexto particular del arte contemporáneo. El Museo se confirma así como un agente fundamental en la creación de una ciudadanía más completa y participativa, y como pieza central en el sistema del arte, tanto dentro de nuestro territorio como en el contexto internacional.

 

Posted in Sin categoría.